• plantillas
  • plantillas
  • plantillas
  • plantillas
  • plantillas
  • plantillas
  • plantillas
  • plantillas
  • plantillas
  • plantillas
  • plantillas
  • plantillas
  • plantillas
  • plantillas

Plantillas

Decorar paredes y otras superficies con plantillas, utilizando la técnica del estarcido, vuelve a estar de moda, y se obtienen resultados muy personalizados y llamativos.

Categories: ,

La técnica del estarcido.

Decorar paredes y otras superficies con plantillas, utilizando la técnica del estarcido, vuelve a estar de moda, y se obtienen resultados muy personalizados y llamativos. Esta clase de aplicación de la pintura, también llamada stencil (en inglés) o estarcido, es relativamente sencilla de realizar: requiere paciencia, algunas buenas ideas y por supuesto, el material adecuado.
Estarcir consiste en imprimir imágenes de manera repetida para crear un patrón. Se trabaja con la ayuda de una plantilla que se fija en la superficie a pintar, y sirve de molde para recrear el dibujo. La técnica del estarcido empezó a usarse en el antiguo Egipto, donde se decoraban así los sarcófagos y otros enseres. También se encuentran ejemplos en el arte milenario de la cultura china. Se puede practicar el estarcido sobre prácticamente cualquier tipo de superficie, siempre que ésta haya sido preparada de forma adecuada. Lo más eficaz es emplear materiales específicos para el estarcido, ya que facilitarán mucho la tarea y evitarán ciertos problemas.

Materiales necesarios para estarcir:

Pintura de estarcido, se trata de pintura acrílica formulada para secarse rápidamente.
Plantillas de estarcir reutilizables.
Brocha redonda con las cerdas regulares y la capacidad de absorber la pintura sobrante.
Esponja, muy útil para distribuir la pintura sin recargar el hueco de la plantilla.

Para empezar, elige la plantilla con la que quieres decorar la pared. Calcula en qué zona vas a colocarla, a qué altura de la pared, y por si acaso, marca con un lápiz algunos puntos de referencia en los bordes para usarlos como guía. De esta manera te aseguras una línea recta en el dibujo, sin altibajos. Fija la plantilla con cinta de carrocero habitual, también puedes aplicarle adhesivo en spray reposicionable. Puedes estarcir primero sobre un cartón, para practicar, hasta que te familiarices con la técnica. Aplica la pintura con una brocha redonda. Las brochas especiales para el estarcido tienen todas sus cerdas cortadas al mismo nivel y están diseñadas para aplicar la cantidad justa en la superficie: es frecuente que los colores se “escurran” filtrándose bajo la plantilla si se usa otro tipo de brocha.

La pintura se aplica en los huecos del interior de la plantilla, al retirarla, verás cómo el dibujo queda impreso en la superficie. Comienza a rellenar los huecos por el contorno y avanza hacia el centro del dibujo de la plantilla, con golpecitos suaves y no pinceladas, para que el color vaya penetrando gradualmente. En lugar de brocha, puedes recurrir a la esponja, con la que se obtiene un resultado más “ligero”. De todas formas, tanto la brocha como la esponja deben aplicarse en seco, por lo que es recomendable que utilices una herramienta distinta para cada color si decides emplear varios para colorear el dibujo. Si necesitas acelerar la tarea, la opción ideal es usar un rodillo pequeño, siempre que retires después el exceso de pintura con ayuda de papel absorbente. Sé cuidadoso al retirar la plantilla, para evitar emborronar accidentalmente la pintura de los bordes. Lava la plantilla con agua y guárdala en plano.